Follow by Email
Facebook
Facebook
YouTube
Instagram

El artista

Hany Mostafa es un artista de 41 años de El Cairo y el creador de esta obra. Visitó el templo en más de 100 ocasiones para poder fijarse en cada detalle y poder plasmarlo en esta réplica. Tardó ocho años en construirlo con la ayuda de ocho artesanos colaboradores.

Tras visitar más de 24 países y exposiciones internacionales con sus obras escultóricas hechas en fibra de vidrio, desembocó en 2006 en una feria internacional al sur de Italia. Al ver las obras colosales para las que miles de personas mostraban su interés por ver, decidió crear la suya propia y dar la oportunidad a miles de personas de conocer Egipto en otras ciudades.

De vuelta en su Egipto natal visitó los principales templos buscando inspirarse. Eligió recrear el Templo de Ramses en Abu Simbel por su importancia para la historia egipcia y el turismo. En su interior se alberga la recreación de la Batalla de Qadesh, batalla librada contra los hititas en torno al 1600 A.C. y de la que resultó el primer Tratado de paz de la historia. Este bajo-relieve no solo es complejo y extenso, sino que además, al encontrarse en el interior del templo, no puede ser fotografiado; motivo por el que Hany tuvo que acceder al templo (con permiso gubernamental) en más de 100 ocasiones y dibujar cada parte.

Sin ninguna ayuda de ningún gobierno o entidad externa trabajó durante 8 años en la recreación, llegando incluso a vender la única posesión que le quedaba, su coche, para poder costearse los gastos de traslado del colosal museo. En 2011 acabó su colosal escultura de más de 6m de altura y 23 de profundidad y en 2012 viajó a Portugal buscando donde exponer.
Al principio se encontró con todas las puertas cerradas, pero tras un pequeño stand en una exposición internacional al norte del país luxo consigue que todo el mundo hablase de su museo itinerante.

El museo incluye también la recreación de la fachada del Templo de Nefertari, para la que necesitó 12 meses. En este caso solo reprodujo la fachada pues al tratarse de un templo con escaleras su reproducción para la visita de forma segura no es posible.